El vaginismo: Síntomas, causas y tratamientos

Cuando una mujer tiene vaginismo, las paredes musculares de su vagina se contraen o sufren espasmos vaginales en respuesta a un intento de inserción, por ejemplo, con un tampón o el pene. Esta contracción muscular involuntaria puede ser un poco incómoda o puede provocar dolor punzante o desgarros.

El vaginismo: Síntomas, causas y tratamientos

El vaginismo puede interferir con las actividades normales como el sexo o la realización de un examen pélvico en el consultorio del médico.

Síntomas del vaginismo

Las relaciones sexuales dolorosas son a menudo el primer signo de que una mujer tiene vaginismo. El dolor se produce sólo con la penetración. Por lo general, pero no siempre, desaparece después de la retirada del pene.

Las mujeres han descrito el dolor como una sensación demasiado fuerte como para que la pueda provocar tan sólo el pene de un hombre. El dolor también se ha descrito como una sensación de desgarro o una sensación como si el compañero sexual estuviera "golpeando una pared".

Muchas mujeres que tienen vaginismo también experimentan molestias en las siguientes situaciones:

  • Al insertarse tampones.
  • Durante el examen interno de un médico.

Otros problemas médicos tales como las infecciones vaginales también pueden causar dolor durante el coito. Por lo que es importante consultar a un médico para determinar la causa subyacente del dolor durante las relaciones sexuales.

Causas del vaginismo

Las causas del vaginismo no se entienden completamente. La condición se considera una disfunción sexual. Por lo general se asocia con la ansiedad y el miedo de tener relaciones sexuales. Pero no está claro si la ansiedad es una causa o una consecuencia de la enfermedad. A veces, el vaginismo se asocia con una historia de abuso sexual.

El vaginismo puede ser primario, lo que significa que es algo que una persona ha tenido toda su vida. O puede ser secundario, que ocurre después de un período de una función sexual normal.

El vaginismo puede producirse en todas las situaciones. O puede producirse única y exclusivamente con una pareja cuando se está llevado a cabo la penetración y no con los tampones o los exámenes ginecológicos.

La afección generalmente comienza después del primer intento de tener relaciones sexuales. También se puede desarrollar después de períodos de estrés. Las paredes vaginales se pueden apretar de forma automática cuando el sexo es doloroso por cualquier razón, lo que agrava la dificultad.

El vaginismo: Síntomas, causas y tratamientos

Tratamiento para el vaginismo

El tratamiento del vaginismo consiste en ejercicios de desensibilización "progresivos" . Estos ejercicios ayudan a las mujeres a aprender a controlar y relajar los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina.

Los ejercicios se pueden hacer en casa. Cuando se practican regularmente, por lo general, entran en vigor durante un período de semanas a meses.

Para tratar la desensibilización progresiva, se deben practicar los ejercicios de Kegel básicos primero. Los ejercicios de Kegel aprietan los mismos músculos que se utilizan para retener el flujo de orina al orinar.

Para hacer un ejercicio Kegel, sigue los siguientes pasos:

  • Contrae los músculos pélvicos durante dos segundos.
  • Relájalos.

Haz unas 20 contracciones cada vez. Puedes hacer estos ejercicios tantas veces al día como quieras.

Después de unos días, haz los mismos ejercicios con un dedo dentro de la vagina. Para hacerlos mejor que tengas las uñas cortas y que utilices un gel lubricante. También puedes hacer los ejercicios en una bañera, donde el agua puede ser un lubricante natural.

Tienes que insertar tu dedo en la vagina unos cinco o seis centímetros.

Comienza con un dedo hasta que llegues a tres. Los dedos son muy buenos ayudantes en los ejercicios de Kegel, ya que te permiten sentir la contracción de los músculos. También son fáciles de sacar si comienzas a sentir alguna molestia.

Las mujeres con vaginismo también pueden beneficiarse de una terapia psicológica para aliviar el miedo y la ansiedad sobre el sexo o el funcionamiento sexual.