La ansiedad por el rendimiento sexual (Causa de la disfunción sexual)

El sexo se supone que debe ser una experiencia agradable, pero es difícil sentirse sexy o íntimo con tu pareja cuando tienes ansiedad por el rendimiento sexual. Cuando te estás preguntando constantemente, "¿Lo estoy haciendo bien?" "¿Mi pareja está disfrutando de esto?" o "¿Me veo gordo/a?". Estás demasiado preocupado para disfrutar del sexo.

La ansiedad por el rendimiento sexual (Causa de la disfunción sexual)

La preocupación constante de tu apariencia o habilidad en la cama puede hacer que el sexo sea estresante y angustiante. Incluso puede que quieras evitar tener relaciones sexuales.

El sexo es algo más que una respuesta física. La excitación también está ligada a las emociones. Cuando tu mente está demasiado estresada para centrarse en el sexo, el cuerpo no puede emocionarse tanto.

En este artículo, aprenderás a identificar lo que provoca la ansiedad por el rendimiento sexual y descubrirás los tratamientos que te ayudarán a reavivar tu vida sexual.

Causas de la ansiedad por el rendimiento sexual

Existen muchas preocupaciones diferentes que pueden conducir a la ansiedad por el rendimiento sexual, entre las que se incluyen:

  • El temor de que no tengas un buen rendimiento en la cama y satisfacer a tu pareja sexual.
  • Imagen corporal, incluyendo la preocupación por tu peso.
  • Dificultades en tu relación.
  • Preocupación de un hombre que su pene no esté "a la altura".
  • Preocupación de un hombre por eyacular antes de tiempo o necesitar demasiado tiempo para alcanzar el orgasmo.
  • Ansiedad de una mujer por no ser capaz de tener un orgasmo o disfrutar de la experiencia sexual.

Estas preocupaciones hacen que tu cuerpo provoque una respuesta llamada "lucha o huida". Las hormonas del estrés , como la adrenalina y la noradrenalina son liberadas en una serie de reacciones que se han diseñado realmente para preparar a tu cuerpo para correr o hacer frente a una amenaza. Por supuesto, tu pareja no es una amenaza, por lo que esta respuesta es tan contraproducente para la intimidad.

Síntomas de la ansiedad por el rendimiento sexual

Tu estado de ánimo puede tener un gran impacto en tu capacidad para excitarte. Incluso si estás con alguien que te parece atractivo/a sexualmente, la preocupación acerca de si serás capaz de complacer a tu pareja puede hacer que te sea imposible que pueda hacer precisamente eso.

La ansiedad por el rendimiento sexual (Causa de la disfunción sexual)

En los hombres, uno de los efectos de las hormonas del estrés es constreñir los vasos sanguíneos. Por lo tanto, fluye menos sangre hacia el pene y esto hace que te sea más difícil tener una erección. Incluso los hombres que normalmente no tienen ningún problema para conseguirlo, pueden llegar a ser incapaces de tener una erección cuando son superados por la ansiedad por el rendimiento sexual.

Normalmente, la ansiedad por el rendimiento sexual no se diagnostica en las mujeres como en los hombres, pero puede afectar a la excitación en las mujeres también. La ansiedad puede impedir a las mujeres obtener la lubricación suficiente para tener relaciones sexuales, y les puede eliminar el deseo físico para tener relaciones sexuales.

La ansiedad puede llevar tanto a hombres como a mujeres a un bloqueo para las relaciones sexuales. Cuando estás centrado en si vas a hacerlo bien, no puedes concentrarte en lo que estás haciendo en la cama. Un amante distraído es un amante con falta de atención, que puede hacer que te sientas mal. Incluso si eres capaz de excitarte, puedes estar demasiado distraído para alcanzar el orgasmo.

La ansiedad por el rendimiento sexual conduce a un ciclo perpetuo. Te vuelves tan ansioso por el sexo que no te es imposible poder llevarlo a cabo, lo que conduce a una ansiedad por el rendimiento sexual aún más severa.

¿Cómo superar la ansiedad por el rendimiento sexual?

Si tienes ansiedad por el rendimiento sexual, debes consultar a un médico, a alguien con quien te sientas cómodo discutiendo sobre tu vida sexual. El médico puede examinarte y hacerte unas pruebas para asegurarse de que ninguna condición de salud o medicación te está causando tus problemas de rendimiento sexual. Durante el examen, el médico te hará preguntas sobre tu historial sexual para saber cuánto tiempo llevas sufriendo esta ansiedad de rendimiento sexual y qué tipo de pensamientos están interfiriendo con tu vida sexual.

Los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudarte a tratar la disfunción eréctil y otros problemas sexuales que se deben a causas físicas. Si un problema médico no tiene la culpa, tu médico podría sugerir probar uno de estos métodos:

  • Hablar con un terapeuta. Pide una cita con un consejero o terapeuta que tenga experiencia en el tratamiento de problemas sexuales. La terapia te puede enseñar a sentirte más cómodo con tu propia sexualidad y puede ayudarte a entender y luego reducir o eliminar los problemas que están causando tu ansiedad por el rendimiento sexual. Los hombres que están preocupados por la eyaculación precoz, por ejemplo, pueden intentar algunas técnicas que les ayudarán a obtener un mayor control sobre la eyaculación.
  • Sé abierto con tu pareja. Hablar con tu pareja acerca de tu ansiedad puede ayudarte a aliviar algunas de tus preocupaciones. Tratando de encontrar una solución en conjunto podría acercaros como pareja y mejorar vuestra relación sexual.
  • Buscar otro tipo intimidad. Hay muchas formas de tener intimidad sin tener sexo. Dale a tu pareja un masaje sensual o daros un baño caliente juntos. Podéis empezar con la masturbación mutua, ya que esto, seguramente no hará surgir tu ansiedad.
  • Ejercicio. No sólo el hacer ejercicio te hará sentir mejor con tu cuerpo, sino que también mejorará tu resistencia en la cama.
  • Distráete. Trata de poner un poco de música romántica o una película sexy mientras haces el amor. Piensa en algo que te excite. Alejando a tu mente de tu rendimiento sexual puedes eliminar las preocupaciones que te impide emocionarte.
  • Por último, no te castigues por tu apariencia o tu capacidad en la cama. Busca ayuda para la ansiedad por el rendimiento sexual para que puedas volver a tener una vida sexual sana y placentera.