La menopausia y la disfunción sexual

¿Cómo puede afectar la menopausia a tu deseo sexual?

La pérdida de estrógenos y testosterona después de la menopausia puede conducir a cambios en el deseo y en el funcionamiento sexual de la mujer. Las mujeres menopáusicas y posmenopáusica pueden notar que no son son tan sensibles al tacto y a las caricias. Este es el motivo de una reducción del interés sexual.

La menopausia y la disfunción sexual

Un nivel bajo de estrógeno no es el único culpable detrás de una disminución de la libido, hay muchos otros factores que pueden influir en el interés de la mujer en la actividad sexual durante la menopausia y después de ella. Estos incluyen:

Además, los niveles bajos de estrógeno pueden causar una disminución en el suministro de sangre a la vagina. Esta disminución del flujo sanguíneo puede afectar la lubricación vaginal, causando que la vagina esté demasiado seca para una cómoda relación sexual.

¿La menopausia reduce el deseo sexual en todas las mujeres?

No. De hecho, algunas mujeres postmenopáusicas informan de un aumento en el deseo sexual. Esto puede ser debido a la disminución de la ansiedad asociada con el temor de embarazo. Además, muchas mujeres postmenopáusicas con frecuencia tienen menos responsabilidades de crianza, lo que les permite relajarse y disfrutar de la intimidad con su pareja.

¿Qué puedo hacer para tratar la sequedad vaginal durante la menopausia?

Durante y después de la menopausia, la sequedad vaginal puede ser tratada con lubricantes solubles en agua tales como Astroglide o KY Jelly.

No utilices lubricantes no solubles en agua, tales como vaselina, ya que pueden debilitar el látex (el material utilizado para fabricar los preservativos, que deben seguir utilizándose hasta que el médico compruebe que ya no estás ovulando y para evitar contraer enfermedades de transmisión sexual). Los lubricantes no solubles en agua también pueden proporcionar un medio para el crecimiento bacteriano, en particular en una persona cuyo sistema inmunológico ha sido debilitado por la quimioterapia.

Los humectantes vaginales como Replens y Luvena también se pueden utilizar de forma más regular para mantener la humedad en la vagina. También puedes hablar con tu médico acerca de la terapia de estrógeno vaginal.

La menopausia es una causa de la disfunción sexual

Se puede tomar un medicamento oral una vez al día llamdo Osphena, que hace que el tejido vaginal sea más grueso y menos frágil, lo que resulta en menos dolor para las mujeres durante el acto sexual. La FDA advierte que Osphena puede engrosar el endometrio (revestimiento del útero) y aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular y coágulos de sangre.

¿Cómo puedo mejorar mi deseo sexual durante y después de la menopausia?

El reemplazo de estrógeno puede funcionar, pero la investigación ha arrojado resultados contradictorios en cuanto a su eficacia. El estrógeno puede, sin embargo, hacer que las relaciones sean menos dolorosas por tratamiento de la sequedad vaginal.

Los médicos también están estudiando si una combinación de estrógeno y hormonas masculinas llamadas andrógenos pueden ser útiles para aumentar el deseo sexual en las mujeres.

A pesar de que los problemas sexuales pueden ser difíciles de tratar, debes consultar con tu médico. Tu médico, tu pareja y un profesional de la salud especializado en la disfunción sexual pueden ayudarte. El terapeuta puede recomendar consejería sexual de forma individual, en pareja o en un grupo de apoyo. Este tipo de asesoramiento puede ser muy exitoso, incluso cuando se hace en un basis.