Qué es la vulvodinia

La vulva médicamente es una parte olvidada de la anatomía de una mujer. Muchas mujeres sufren de dolor en la vulva. Una condición que recibió el nombre de "síndrome de ardor vulvar". Esta condición puede durar por años, causando episodios repetidos de dolor y destruyendo el deseo sexual.

Qué es la vulvodinia

¿Dónde está la vulva? Muchas mujeres se refieren a su región genital entera como la vagina, pero la vagina es interna y termina en el tejido brillante que rodea la abertura de la vagina. El exterior de la zona genital femenina se llama vulva.

Para las mujeres con vulvodinia, los síntomas pueden incluir dolor persistente o ardor y prurito de la vulva. Los síntomas pueden ser tan graves que hacen que la relación sexual sea dolorosa. No hay daño aparente en el tejido, no se produce descarga, ni infección, tampoco aparecen hongos, en pocas palabras, no se ve nada en el examen, salvo una inflamación crónica, pero nadie sabe exactamente a lo que se debe. Esto puede ser frustrante para muchas mujeres.

Por un par de razones, una mujer puede pasar meses o años en busca de tratamiento sin obtener alivio. La primera razón es que todo dolor genital ha sido considerado como psico-sexual durante siglos. Muchas mujeres han sido sometidas a meses o años de psicoterapia o terapia sexual. La segunda razón es que muchos médicos y enfermeras no reciben prácticamente ninguna formación sobre la vulva.

La vulvodinia no es un trastorno psicológico, es una condición real y orgánica. Una mujer se vuelve emocional en respuesta al dolor que interfiere con una parte importante de su vida.

Tipos de vulvodinia

Hay dos tipos principales de enfermedad o condición. El síndrome de vestibulitis vulvar ( VVS ) es una respuesta dolorosa al tacto o a la presión alrededor de la abertura vaginal. La vulvodinia disestésica es generalizada y provoca provocado. El dolor vulvar puede afectar a mujeres de cualquier edad.

Las mujeres con síndrome de vestibulitis vulvar sienten dolor agudo y punzante al tacto en lugares específicos en la abertura de la vagina donde se encuentran las glándulas vestibulares. Hay un punto de sensibilidad muy localizada.

La vulvodinia Disestésica es mucho menos común que el síndrome de vestibulitis vulvar. El dolor es una sensación de ardor espontáneo, a veces de toda la vulva e incluso en las piernas. A menudo se asocia con la menopausia, por lo que puede haber un componente hormonal.

¿Por qué no hay cura?

La vulvodinia no se ha estudiado lo suficiente para saber la causa y no se puede encontrar una cura sin saber la causa. Sólo hay habido interés en los últimos años. Recientemente los Institutos Nacionales de Salud ( NIH ) han tomado un interés.

Los expertos entre las muchas teorías sobre las causas de la vulvodinia, sugieren que lo más probable sea una respuesta al tejido anormal, posiblemente causada por una infección, irritación o trauma sin resolver. Cuando el tejido blando se irrita o se daña, el cuerpo activa un número de defensas. El tejido se inflama y se hincha como una almohadilla protectora para evitar el contacto adicional. Las nuevas terminaciones nerviosas crecen y se vuelven extremadamente sensibles, capaces de detectar más contacto del normal. Los vasos sanguíneos en el área se apagan para evitar la posible infección de viajar con el resto del cuerpo. Por último, los músculos se ponen a la defensiva, produciendo espasmos en el suelo de la pelvis, que reducen el flujo de sangre y producen la inflamación adicional.

Tipos de vulvodinia o dolor de la vulva

Con estos mecanismos de autoprotección, el tratamiento más común son los antiinflamatorios, como los esteroides de alta potencia, antihistamínicos o inhibidores de la Cox-2. Los tricíclicos, que son principalmente antidepresivos, así como los medicamentos anticonvulsivos, a menudo trabajan para aliviar el dolor. La nitroglicerina tópica puede ser utilizada para abrir los vasos sanguíneos.

Un componente clave del tratamiento son los ejercicios diarios, es decir, ejercicios específicos para modificar los músculos del suelo pélvico.

Para poder realizar un diagnóstico de vulvodinia, se deben descartar otras causas de dolor vulvar o de las relaciones sexuales dolorosas. Estas pueden incluir: infecciones vaginales, como infecciones vaginales por hongos o por herpes, traumas, tales como una violación, enfermedad sistémica, como la enfermedad de Behçet o la enfermedad de Crohn, las condiciones precancerosas, irritantes, tales como jabones o duchas vaginales y trastornos de la piel, como la dermatitis o psoriasis.

Se aconseja a las pacientes eliminar las fuentes de irritación, como por ejemplo utilizar pantalones ajustados o montar a caballo. Para calmar la vulva se puede colocar una bolsa de hielo sobre ella y poner un anestésico tópico como la xilocaína. Cualquier condición que pueda estar causando la vulvodinia se debe tratar. Se pueden utilizar antidepresivos tricíclicos y anticonvulsivos para controlar el dolor.

También se envía a las pacientes a un fisioterapeuta que entiende de la vulvodinia y puede detectar lesiones antiguas o músculos mal alineados y tratar los espasmos musculares.

La vestibulectomía es una opción quirúrgica que elimina las terminaciones nerviosas sensibles, pero debe considerarse sólo como un último recurso. El tratamiento médico conservador es el tratamiento inicial de elección.

El dolor destruye el deseo sexual y también puede dar lugar al temor al sexo a causa del dolor que les provoca. Muchas enfermas crónicas han renunciado al sexo por completo, privarse del placer y poniendo en riesgo sus relaciones. El dolor de la vulvodinia puede también dar lugar a un espasmo de los músculos alrededor de la vagina, haciendo que la penetración sexual sea más difícil para la pareja de la mujer. La vulvodinia puede realmente arruinar la vida de una mujer.