Remedios caseros para la disfunción sexual

La disfunción sexual es una situación que experimentan muchísimas persona y lo mejor de todo es que casi siempre se puede mejorar con el tratamiento. Las causas de la impotencia o disfunción sexual pueden ser muchas. Te ofrecemos algunos remedios caseros, incluyendo soluciones médicas y no médicas para que puedas solucionar tu problema.

Remedios caseros para la disfunción sexual

La disfunción sexual se puede tratar con psicoterapia, técnicas de modificación de conducta, medicamentos orales, medicamentos inyectados localmente, dispositivos de vacío y dispositivos implantados quirúrgicamente, cirugía de los vasos sanguíneos, etc. Los medicamentos orales más comunes incluyen Viagra (sildenafil) y Levitra (vardenafil).

Si sufres de impotencia o disfunción sexual, no dejes que la vergüenza evite que tengas una buena salud sexual y puedas disfrutar de tu felicidad. Prueba los remedios caseros de autoayuda que te ofrecemos a continuación, pero si el problema no se resuelve, no dudes en buscar ayuda profesional.

Revisa los medicamentos que estás tomando

Hay una gran variedad de medicamentos pueden causar disfunción sexual, éstos son los siguientes:

  • Medicamentos para la presión arterial.
  • Antihistamínicos.
  • Antidepresivos.
  • Tranquilizantes.
  • Supresores del apetito.
  • Cimetidina, un medicamento para la úlcera.

Si estás tomando alguno de estos medicamentos, ves a visitar a tu médico, ya que podría prescribirte otro.

Sal de la rutina

Agrega un poco de sabor a tu vida sexual, haced algo diferente. Podéis ir a un hotel o probar de hacerlo en otro sitio que no sea la cama. Cambia la rutina. Prueba nuevas posturas...

Relájate

El estrés y la ansiedad por el rendimiento sexual o por otras situaciones de la vida, pueden hacer mella en tu vida sexual. Intenta ejercicios de relajación, como las respiraciones profundas o la relajación muscular progresiva para que puedas disfrutar de la vida y del sexo.

Remedios natural para la impotencia

Expresa tus sentimientos

Habla de forma clara con tu pareja, expresa lo que sientes, ya sea ira, resentimiento, miedo... Saca todo lo que tengas dentro. Hay veces que nos guardamos cosas que sería mejor compartir. Tu pareja debe saber que tienes un problema, estas cosas se solucionan mejor entre dos. No te pongas a la defensiva cuando habléis del tema.

No bebas alcohol

No es bueno beber alcohol antes de tener sexo, ya que esto podría mermar tus capacidades y afectar significativamente a tu funcionamiento sexual.

Pensamientos positivos

Antes de tener sexo, piensa que va a ir bien. Recuerda tus experiencias exitosas. Si la ansiedad por tu rendimiento sexual ha minado tu confianza, el pensar en tu anteriores relaciones o experiencias sexuales positivas te puede ayudar a aumentar tu autoestima.

Prueba la masturbación

De esta forma descubrirás si te pasa sólo en pareja o también cuando estás solo tú.

Deja de fumar

Algunos estudios han demostrado que el tabaquismo está asociado con la obstrucción de los vasos sanguíneos del pene lo que obstruye el flujo de sangre necesario para una erección o para la excitación.